Consejos para el financiamiento de las pequeñas empresas de propietarios hispanos

Consejos para el financiamiento de las pequeñas empresas de propietarios hispanos

by Patricia Guadalupe, August 2019

To read this article in English, click here.

¿Tiene usted la idea perfecta para emprender un nuevo negocio pero no sabe adónde acudir cuando se trata de financiamiento? ¿O quiere crecer su negocio pero no está seguro de cómo conseguir mayor financiación? Según Louis Barajas, un planificador financiero y consultor de gestión empresarial con sede en Los Ángeles y con más de 20 años de experiencia, lo primero que se necesita es un plan de negocios, una especie de plano arquitectónico del negocio.

Consejos para el financiamiento de las pequeñas empresas de propietarios hispanos

El plan de negocios no tiene que ser un informe detallado de 20 a 30 páginas sobre el mercado y la competencia, pero sí debe ser un pronóstico financiero. "Es más [una proyección] de lo que se necesita para iniciar el negocio y poder sacar el primer producto o servicio". Y cuando se empieza, añade Barajas, la clave es "trabajar hacia atrás". "Decida qué es lo que necesita para poner en marcha las cosas —como cuántos ordenadores, escáners e impresoras necesita, si tiene que alquilar un espacio, si requiere empleados, y cuántos—, eso es lo mínimo que tendrá que hacer. Escriba los costos al lado de cada artículo y agregue el 25 por ciento (porque los costos operativos son siempre mayores que el estimado). Por eso recomiendo pensar al revés: no sirve de nada tener 10,000 dólares si se necesitan 20,000".

Encuentre los fondos

Una vez trazado el plan, llegará a lo que la mayoría de los empresarios creen que es la parte más difícil de todas: financiar el negocio. Tenga cuidado con la financiación del negocio a través de tarjetas de crédito, ya que pueden tener tasas de interés altas. Los asesores sugieren que debe evaluar lo que ya tiene disponible. ¿Cuenta con ahorros? ¿Hay familiares o amigos dispuestos a prestarle el dinero? Según Barajas, esto puede ser particularmente delicado para los empresarios latinos, pues muchos no provienen de un entorno en el que los fondos estén a la mano para iniciar un negocio. Por fortuna hay programas disponibles que pueden ayudar.

Recursos financieros gratuitos al alcance de su mano

La U.S. Small Business Administration (SBA) es el mejor sitio al que puede acudir para obtener información sobre financiamiento cuando se está recién comenzando. Si no necesita mucho capital inicial, puede solicitar lo que se denomina un micropréstamo, que normalmente consiste en 50.000 dólares o menos. Por lo general, los préstamos se pueden pagar en un plazo de seis años y la tasa de interés es mucho más baja que la de una tarjeta de crédito. Esto es especialmente útil para los latinos que "no tienen mucho dinero pero tienen una buena idea", dice Barajas.

"Un microcrédito es bueno si no quiere ir a un inversor, y suele ser para empresas que están prestando un servicio, como por ejemplo, abrir un negocio de asesoría fiscal. Los proveedores de productos suelen tener mayores necesidades de capital". Cuando se trata de estos micropréstamos, la SBA proporciona fondos a grupos comunitarios designados y a otras organizaciones sin fines de lucro que luego prestan el dinero.

Score.org es un programa poco conocido de la SBA, mediante el cual empresarios, contadores y otros líderes empresariales jubilados prestan asesoría gratuita, y lo acompañan durante todo el proceso gracias a tutoría y educación empresarial, incluyendo la búsqueda de financiamiento. Tan solo el último año, Score ayudó a más de 30,000 pequeñas empresas.

Otra oportunidad para el financiamiento de pequeñas empresas es Accion.org, un grupo sin fines de lucro con sede en California que comenzó a financiar proyectos más pequeños en Latinoamérica en la década de 1960. Ha crecido para ayudar a las pequeñas empresas en los Estados Unidos y proporciona algunos fondos a los propietarios de negocios de bajos ingresos.

Para crecer

Si el financiamiento que usted necesita es más de lo que cubriría un microcrédito, prepare un estado financiero antes de comenzar a buscar opciones de financiamiento. El documento tendría que mostrar ingresos, ganancias, pérdidas y un balance general. "Algunas personas vienen sin su estado financiero, lo ponen en segundo plano, y usted tendrá que conseguir un contador que de verdad esté familiarizado con el negocio. Siempre que vaya a pedirle dinero a alguien, ya sea a un inversor privado o a un banco, le van a pedir los estados financieros".

Únase al club

Unirse a una organización en su industria particular puede ayudarle a establecer y hacer crecer su negocio. Esta es una opción que los empresarios a menudo pasan por alto. "Se obtienen ideas y se aprende mucho de estas organizaciones y de los congresos que tienen, además del diálogo con los demás miembros. Hay mucho [que aprender al] ir a estas reuniones. El problema es que los dueños no tienen tiempo suficiente, pero deben darse tiempo para esto", dice Barajas.

Qué pasa con el mal crédito

Si su historial crediticio es menos que ideal, hay maneras de limpiarlo, y más rápido de lo que se imagina. Según Barajas, "se puede crear un plan de acción, revisar el reporte crediticio para entender qué está causando el problema, y con algo de trabajo se puede aumentar en 100 puntos la puntuación de crédito en seis meses". Póngase en contacto con los proveedores y vea lo que se puede hacer [para arreglar el problema que causa el puntaje bajo], y en el transcurso de un año usted puede limpiar su reporte crediticio".