Cómo ponen en marcha los empresarios hispanos sus ideas de negocios

Cómo ponen en marcha los empresarios hispanos sus ideas de negocios

by Patricia Guadalupe, January 2020

To read this article in English, click here.

Encontrar la idea correcta para un nuevo negocio no es tarea fácil. Convertirla en una realidad puede ser aún más difícil. Entonces, ¿cómo conseguir que el negocio despegue una vez que se ha tenido la idea?

How Hispanic Entrepreneurs Get Their Business Ideas Off the Ground

Por desgracia, no hay una respuesta definitiva, pero sí hay caminos para guiarse. Le presentamos algunos temas que debe tener en cuenta.

Esté preparado

"Muchas personas se lanzan a los negocios sin estar preparadas, y luego se preguntan qué salió mal", dice Andrew Barrera, un consultor de desarrollo comunitario y negocios con sede en Los Ángeles. Él cree que es necesario fijarse metas y que hay que ponerlas por escrito para convertirlas en planes. Estos planes deben incluir los gastos necesarios para mantener la empresa en marcha, así como el umbral de rentabilidad, que es el momento en que se empieza a obtener ganancias una vez solventados los gastos. "Y sea realista, porque se necesita suerte para alcanzar el umbral de rentabilidad cuando se está empezando", dice Barrera.

Claro que hay historias de empresarios que ganan mucho dinero de inmediato, pero, por lo general, no sucede así, agrega. "Tradicionalmente se considera que un negocio está establecido cuando supera la marca de los cinco años. Lleva tiempo, así que hay que tener paciencia". Algunos empresarios podrían ver un beneficio en el primer par de años, pero normalmente no sucede de la noche a la mañana. Procure también que lo que gane sea suficiente para sostener su estilo de vida, aunque sea de manera muy sencilla, para no recurrir a ingresos externos, aconseja.

Barrera también aconseja a los nuevos propietarios de negocios que compren un seguro para protegerse contra incendios, robos y de responsabilidad civil, y que abran una cuenta bancaria de negocios, separada de cualquiera de sus activos personales .

Recurra a sus amigos

Encuentre socios que compartan sus objetivos pero que tengan habilidades complementarias para ayudar a su negocio a despegar. "Sobre todo cuando se está comenzando, siempre es mejor trabajar en equipo que solo", dice Luis Vásquez-Ajmac, un empresario de marketing en California.

Las habilidades complementarias podrían incluir a alguien que ayude a establecer un sitio web, alguien que ayude con la comercialización y con la contabilidad. No haga todo usted mismo, dice Vásquez-Ajmac, porque nunca tendrá tiempo suficiente, y puede agotarse. "Usted necesita tiempo para hacer contactos y darse a conocer a sí mismo y a su negocio", agrega.

Averigüe qué recursos hay disponibles

Demasiados aspirantes a empresarios hispanos no tienen idea de cuántos servicios existen para ellos, empezando por la U.S. Small Business Administration, que ofrece una amplia gama de programas, como recursos para encontrar financiamiento y asesoría para elaborar un plan de negocios. Lo mejor es que casi todo es completamente gratis. La SBA incluso lo pone en contacto con recursos y otro tipo de ayudas disponibles en su área.

Otro lugar donde buscar orientación y apoyo es la U.S. Hispanic Chamber of Commerce y sus cámaras locales en todo el país. No olvide consultar la oficina de desarrollo y recursos para pequeñas empresas de su estado y/o ciudad.

"Esas oficinas pueden darle información sobre si necesita obtener una licencia para su negocio, cómo registrar el negocio localmente, información sobre impuestos, y ofrecen talleres sobre varios temas que pueden serle útil", dice Melisa Díaz, consultora de negocios en Washington, D.C. "Cuando comencé mi empresa hace diez años, estos servicios fueron muy útiles, primero para arrancar, y después para mantener el negocio".

Piense diferente

Es necesario comenzar a pensar como un empresario, dice Barrera, lo que significa dejar de pensar como consumidor. "Un consumidor piensa mes a mes, mientras que un empresario debe pensar trimestralmente, observar los ciclos comerciales, seguir las tendencias del mercado y tener una visión a largo plazo".

Al enfocarse en el panorama general, "se puede adaptar más fácilmente a cualquier cambio que se produzca en el camino y ajustarse a lo que quieren los clientes", añade.

Adáptese sin cambiar radicalmente

Adaptarse a los cambios que se producen también puede ayudar a generar diferentes flujos de ingresos para mantenerse en marcha, especialmente durante los periodos de recesión e incertidumbre, dice Barrera. Esto no significa que usted deba cambiar de rumbo y aprender nuevas habilidades. "Usted podrá seguir proporcionando el mismo tipo de servicio, pero cada cliente tiene sus propias necesidades", agrega.

A modo de ejemplo, Díaz brinda traducciones para algunos clientes y comunicaciones estratégicas para otros, entre una amplia gama de habilidades que ofrece su firma. "Mire su propia experiencia personal," agrega Barrera, para decidir qué puede ofrecer.