Cómo ponen a prueba sus ideas de negocios los microempresarios hispanos

Cómo ponen a prueba sus ideas de negocios los microempresarios hispanos

by Patricia Guadalupe, January 2020

To read this article in English, click here.

Los emprendedores hispanos tienen ideas increíbles de productos y servicios nuevos. Pero, antes de desplegarlas, es recomendable ver qué aceptación tendrían estas ideas de negocios en el mercado en general o en un nicho de clientes.

How HSBs Test Their Business Ideas

Siga leyendo para saber cómo prueban sus ideas los microempresarios hispanos antes de presentárselas a sus clientes.

Averigüe si los clientes entienden su producto

Hace diez años, cuando la emprendedora Josephine Caminos Oria lanzó su pequeño negocio, La Dorita, una línea de productos de dulce de leche, el mercado de alimentos de los Estados Unidos estaba a punto de abrir la puerta a los productos internacionales.

Pero, según Caminos Oria, eso no significa que lo que saben los consumidores acerca de estos productos coincida necesariamente con su entusiasmo. Mucha gente fuera de Argentina piensa que el dulce de leche es caramelo", dice, "pero no. Además, el dulce de leche no es un artículo de uso doméstico para ellos, no figura en su lista de compras semanal. Nos dimos cuenta de que para lanzar nuestras dos cremas untables y un licor de dulce de leche debíamos saber no solo si los consumidores estaban interesados en los productos, sino también si entendían qué eran exactamente y cómo podían consumirse".

Vea si el mercado está listo para sus productos

Caminos Oria mantuvo su trabajo de ejecutiva senior mientras maduraba su negocio, poniendo a prueba sus productos y el interés del mercado en cada oportunidad que tuvo. Participó en todas las actividades propias de los vendedores de especialidades gastronómicas, como ferias y exposiciones, pero pronto se dio cuenta de que además de los altos gastos en los que incurría para asistir a estos eventos, no siempre llegaba al público que reflejaba el consumidor típico de su propio mercado de Pittsburgh. Para llegar a esos consumidores, explica, montó stands en mercados agrícolas regionales y participó en bazares artesanales de escuelas locales durante las vacaciones.

En ese último contexto vivió Caminos Oria uno de sus primeros grandes éxitos. Cuando vio que una niña metía dos veces al dulce de leche cada rodaja de manzana, le regaló el frasco entero. La madre de la niña pronto se acercó para disculparse y le ofreció pagarle el bote, pero ella se negó. La conversación dio lugar a una conexión vital: la señora era ejecutiva de Giant Eagle, una gran cadena de supermercados de la zona. De pronto, los productos de La Dorita ya estaban en los estantes de Giant Eagle.

Genere siempre oportunidades para conectar

Aunque no hay duda de que tuvo suerte, Caminos Oria dice que la anécdota encierra una lección práctica para cada microempresario que quiera probar la idea de un producto nuevo, especialmente si es un bien o un servicio que puede ser totalmente nuevo para el mercado: genere siempre oportunidades para conectar. Los emprendedores pueden aprender si el mercado objetivo está al tanto, si está interesado y si le gusta el producto no solo a través de las conversaciones. Incluso, Caminos Oria dice que se les debe ofrecer distintas maneras a los clientes potenciales para que proporcionen su retroalimentación, que podría sea valiosa. ¿Cómo les pide ella información? Coloca tarjetas de comentarios en las mesas de exhibición de las ferias comerciales y de los bazares de alimentos, para que los clientes menos interesados en conversar también compartan sus opiniones.

Andrea M. Garcia, cofundadora de COMMS/NATION LLC.,una agencia de relaciones públicas y propietaria de un pequeño negocio, elogia la iniciativa de Caminos Oria. "Los propietarios de empresas pequeñas realmente tienen que estar dispuestos a lanzarse con todo", dice. "No asuma que el producto o servicio va a ser un éxito porque le guste a usted o porque crea que es necesario. Debe averiguar si su mercado objetivo ve la oferta como algo esencial, como algo que le aporta valor a sus vidas".

En tanto emprendedor, con tiempo y recursos limitados, ¿cómo poner a prueba ese mercado objetivo y el entusiasmo por lo que usted ofrece?

Garcia ofrece algunos consejos para arrancar:

  • Investigación, investigación, investigación. "Si hay internet, no hay razón para no investigar", dice Garcia. Abundan los recursos gratuitos en línea. Recomienda comenzar con herramientas particularmente útiles, como las guías de investigación de mercado y de análisis competitivo de la Small Business Administration .
  • Amplíe su red. Es tentador mantenerse cerca de la familia, los amigos y otros miembros del círculo íntimo para que le den su opinión acerca de la idea que quiere poner en marcha, pero la mayoría de los emprendedores deberían mantener a todas estas personas como simples animadores, y no como fuentes de información profunda sobre la nueva idea de negocio. Las personas más cercanas se arriesgan poco a dañarnos el entusiasmo, ni siquiera con críticas constructivas, así que lo mejor será que amplíe su red.
  • Desconéctese y conéctese a la red. Sí, Garcia dijo que el internet es valioso, pero también les aconseja a los emprendedores que no eviten la antigua red de contactos personales. "La gente se ríe cuando les digo que se unan a la Cámara de Comercio", dice, "pero es que la cámara local tiene muchos recursos, y las conexiones que usted hace allí pueden ser invaluables, tanto para probar la idea para su producto o servicio, como para lanzarla y escalarla".
  • Manténgase en modo de prueba permanente. Incluso si usted ya hizo su investigación, ha recibido comentarios positivos y ha lanzado su producto, continúe probando y recolectando información de parte de clientes y de clientes potenciales a lo largo de la vida del producto o servicio. Las necesidades e intereses de las personas cambian, señala Garcia, y a medida que lo hacen, también puede cambiar la percepción de su producto o servicio. Si invita siempre a la retroalimentación y pone a prueba las opiniones de los clientes, podrá captar dichas preocupaciones antes de que impacten negativamente en su negocio.

Por último, Garcia aconseja que si la investigación y las pruebas no dan el resultado que usted deseaba, no se desanime. No descarte una idea solo porque no resuena en el mercado objetivo. "Usted podría estar adelante de la ola", dice, "así que mantenga la idea cerca, y vuelva a probarla periódicamente para ver las variaciones que percibirá en las respuestas".